Compartir imágenes en plataformas independientes comprometidas con la libertad de expresión y la diversidad

La imagen es una herramienta muy potente para construir realidades. Fotografía, vídeo, ilustración, animación son tecnologías claves para propagar y rebatir ideas, para probar y refutar hechos, para imponer culturas y poderes, y para escapar de ellas.

La construcción de agendas propias requiere la creación de imágenes propias y su distribución en canales y medios propios. La delegación o pérdida del control sobre la creación y distribución de imágenes lleva tarde o temprano a estar a merced de agendas ajenas e intereses ajenos. Sin canales mediáticos propios estamos a merced de la propaganda, los filtros y la censura de los canales dominantes y de los poderes que los controlan.

Aunque las tecnologías de creación y distribución de imágenes son más accesibles que nunca, en realidad la propiedad de los canales de producción y difusión audiovisual están más concentrados que nunca, y con ellos el poder de monocultura, filtrado y censura. Debemos promover plataformas independientes y comunitarias comprometidas con la libertad de expresión y la diversidad.

Seguir y apoyar medios independientes comprometidos con la libertad

Definir agendas y estrategias propias requiere información. Lxs amantes de la libertad deben buscar esa información en medios independientes comprometidos con la libertad. Es la única manera de estar realmente informadxs sobre los temas que importan.

También es necesario entender cómo se sostienen estos medios, para así apoyarlos con nuestra difusión, nuestra participación o nuestro apoyo económico. Los medios independientes pueden estar basados en varios modelos económicos, pasando por el voluntariado, la participación comunitaria, la cooperativa, y fórmulas periodísticas más clásicas como las suscripciones y publicidad consecuente con la linea editorial.

El 99% de la información generada por los grandes medios corporativos e institucionales es polución mental que persigue otras agendas y estrategias. Estos medios se sostienen gracias a un conglomerado de intereses propagandísticos, tráfico de influencias, publicidad y créditos bancarios. Cuanto menos les prestemos nuestra atención, mejor.

Apoyar a las cooperativas

Las cooperativas son realidad y esperanza en una economía global marcada por la explotación y la precariedad laboral, los contratos basura y los despidos colectivos, crisis y quiebras, especulación y egoísmo empresarial. Apoyar las cooperativas es apoyar la economía que tanto necesitamos lxs amantes de la libertad.

Si debemos adquirir productos o servicios ofrecidos por varias empresas, consideremos primero las cooperativas. Si queremos iniciar un proyecto profesional, consideremos primero unirnos a una cooperativa o formar una nueva. Si donde vivimos hay cooperativas, conozcámoslas y pensemos cómo podemos apoyarlas y beneficiarnos de ellas.

Las principales diferencias entre las cooperativas y las empresas de tipo capitalista son la propiedad conjunta entre sus integrantes, la adhesión voluntaria y abierta, la gestión democrática y la igualdad de derechos. Como toda empresa, las cooperativas no están exentas de riesgos y problemas. Aún así, la implicación personal de sus miembros y la transparencia interna las hacen muy adecuadas para el aprendizaje y la emancipación de sus integrantes y para resistir los embates económicos en tiempos difíciles.

Utilizar software libre

Conocer la oferta de software libre es una buena acción para amantes de la libertad. Es posible utilizar software libre en ordenadores, móviles y más. Es posible hacer una transición paulatina de software propietario a software libre, acorde con las necesidades y conocimientos técnicos de cada cual. La comunidad del software libre es muy amplia, e incluye muchos proyectos y colectivos que ayudan a personas y organizaciones a liberarse del software propietario y sus cadenas.

Software es la tecnología que permite que ordenadores, móviles y muchos otros dispositivos electrónicos funcionen. Software libre es un tipo de software que presenta estas características:

  • libertad de uso
  • libertad de estudio del código fuente
  • libertad de distribución de copias
  • libertad de modificación y mejora

Estas libertades garantizan que el software libre sea creado y utilizado como un bien común. Gracias a Internet, los costes relacionados con el uso y distribución de software libre son ínfimos. El hecho de que el código que configura estos programas sea público permite evaluar su efectividad protegiendo la privacidad y seguridad de las personas que lo utilizan.

El hecho de que el código fuente sea público también optimiza sus costes de desarrollo y mejora, promoviendo la cooperación entre programadorxs y la innovación. Las comunidades de software libre han diseñado sistemas de trabajo altamente eficientes y descentralizados, permitiendo la colaboración entre voluntarixs, organizaciones públicas y privadas hacia objetivos comunes.

Como contraposición al software libre tenemos el software propietario. Éste se caracteriza por ser de pago (aunque también puede ser gratuito y hacer negocio por otras vías), por no ofrecer acceso a su código fuente, por no autorizar la distribución de copias y por tener restricciones técnicas y legales que impiden su modificación. Impulsado por enormes intereses comerciales y políticos, éste el software que a través de publicidad y monopolios llega a la mayoría de usuarixs, quienes en buen medida desconocen que existen alternativas libres para el software propietario que están usando.

Aprender a proteger nuestra privacidad

Lxs amantes de la libertad debemos tener algo muy claro: sin privacidad no hay libertad. Si queremos ejercer y disfrutar de nuestra libertad, un factor clave es aprender a proteger nuestra privacidad. El primer paso en esa dirección es ser conscientes de la privacidad que ya nos está siendo invadida, o que estamos regalando por pereza o desconocimiento de causa.

Las personas en posiciones de poder siempre han deseado invadir la privacidad ajena para incrementar su influencia y ventaja. Las tecnologías digitales han dado un vuelco a este viejo problema, incrementando exponencialmente las posibilidades de obtención y procesamiento de datos. Tarjetas de pago, redes sociales, mensajería instantánea, correo electrónico, búsqueda y navegación por Internet, GPS… son tecnologías de clara utilidad que pueden limitar nuestra privacidad y nuestra libertad de múltiples maneras.

Hay conceptos básicos a tener en cuenta como quién puede capturar los datos de nuestras transacciones y qué pueden hacer con ellos. Quién posee los servicios que utilizamos y qué provecho comercial o político pueden obtener con nuestros datos. Si utilizamos servicios controlados por multinacionales y/o gobiernos, qué alternativas existen que sean más personales o sociales, más cercanas a nuestros principios e intereses?

Aprender a escuchar podcasts

[català]

Un podcast es como un programa de radio (o televisión) al que te puedes suscribir desde tu móvil u ordinador. Cuando te suscribes a un podcast, recibes los nuevos episodios en tu aparato a medida que se van publicando, y los puedes escuchar o ver sin conexión a Internet. Por ejemplo, mucha gente escucha podcasts camino del trabajo. La mayoría son gratuitos, y los independientes a veces ofrecen algún canal para donativos que mantienen el programa.

Foto: Global Voices Aymara Podcast, de Barrioflores. CC-BY-SA

Crear un podcast es relativamente sencillo (si más no comparado con crear un programa de radio o televisión convencionales). Esto ha generado una explosión de podcasts sobre múltiples temas en muchos idiomas. En algunos casos las mismas productoras de radio y televisión convencionales publican su programación en forma de podcast. Pero lo que realmente nos interesa aquí es la posibilidad de acceder a muchos programas radicalmente independientes, los mejores con una calidad equiparable a los productos comerciales.

Podcasts recomendados

Mirad Podcasts para despertar consciencias y compartid allí vuestras recomendaciones.

Una vez que empecéis a escuchar podcasts ya veréis que es my fácil enterarse de cuáles son los más populares en cada ámbito.

Cómo escuchar podcasts

Hay muchas aplicaciones para escuchar podcasts. Podéis añadir vuestras recomendaciones.

Android

  • AntennaPod es una app de software libre  (gratis, sin anuncios) que tiene todo lo necesario. ¡Altamente recomendada!

iOS

  • iTunes está equipado para escuchar podcasts y Apple tiene una app oficial.
  • ¿Alguna recomendación para una app de software libre?

Otros

https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_podcatchers

¿Preguntas?

¡Pregunta! :microphone::headphones:

 

Preguntarse ¿Qué hacer?

[català]

Estamos indignadas con la opresión y el sufrimiento causados por élites obsesionadas en acumular poder al precio que sea. Estamos indignadas por su insaciable conquista de la economía, la política, la comunicación y cualquier otra esfera de nuestras vidas.

Hoy no sabemos cómo acabar con esta gran injusticia, pero tampoco queremos mantenerla con nuestra complicidad. Algún día superaremos esta gran maquinaria de egoísmo y violencia disfrazada de seguridad, democracia y ocio, ¿pero cómo?

Es importante preguntarnos: ¿Qué hacer?

Cuando la impotencia ante los problemas impide que actuemos, esa impotencia se convierte en el primer problema a resolver. La pregunta ¿Qué hacer? es una invitación a convertir la indignación y la impotencia en motivación y acción.

Català

Preguntem-nos Què fer?

Estem indignades amb l’opressió i el patiment causats per elits obsessionades en acumular poder al preu que sigui. Estem indignades per la seva insaciable conquesta de l’economia, la política, la comunicació i qualsevol altra esfera de les nostres vides.

Avui no sabem com acabar amb aquesta gran injustícia, però tampoc volem mantenir-la amb la nostra complicitat. Algun dia superarem aquesta gran maquinària d’egoisme i violència disfressada de seguretat, democràcia i lleure, però com?

És important preguntar-nos: Què fer?

Quan la impotència davant els problemes impedeix que actuem, aquesta impotència esdevé el primer problema a resoldre. La pregunta Què fer? és una invitació a convertir la indignació i la impotència en motivació i acció.