Seguir y apoyar medios independientes comprometidos con la libertad

Definir agendas y estrategias propias requiere información. Lxs amantes de la libertad deben buscar esa información en medios independientes comprometidos con la libertad. Es la única manera de estar realmente informadxs sobre los temas que importan.

También es necesario entender cómo se sostienen estos medios, para así apoyarlos con nuestra difusión, nuestra participación o nuestro apoyo económico. Los medios independientes pueden estar basados en varios modelos económicos, pasando por el voluntariado, la participación comunitaria, la cooperativa, y fórmulas periodísticas más clásicas como las suscripciones y publicidad consecuente con la linea editorial.

El 99% de la información generada por los grandes medios corporativos e institucionales es polución mental que persigue otras agendas y estrategias. Estos medios se sostienen gracias a un conglomerado de intereses propagandísticos, tráfico de influencias, publicidad y créditos bancarios. Cuanto menos les prestemos nuestra atención, mejor.

Boicotear las redes sociales comerciales

Las redes sociales son imprescindibles para la felicidad y sostenibilidad de las personas, comunidades y sociedades amantes de la libertad. Nos referimos a las redes sociales auténticas, basadas en principios como la autonómia, la cooperación y la descentralización. Y cuando hablamos de redes sociales en Internet, nos referimos además a redes basadas en software libre y que respeten nuestra privacidad.

En Internet encontramos potentes servicios comerciales que se denominan redes sociales pero que en realidad son productos capitalistas y de control social de última generación. Aunque estos servicios son utilizados por millones de personas con la mejor de sus intenciones (incluyendo amantes de la libertad y activistas de todo tipo), la realidad es que su uso va contra sus propios intereses. Cada clic, cada enlace, cada relación con otras cuentas cada “me gusta”, cada reenvío… alimenta enormes bases de datos que configuran un perfil privado de cada persona que ya hubieran deseado para si las peores dictaduras de la historia. Esos datos personales multiplicados por millones de personas son lo que aportan un gran valor comercial y político a las empresas que los gestionan.

Ante este problema, la mejor solución es boicotear dichos productos comerciales. Existen alternativas sin ánimo de lucro, descentralizadas y basadas en software libre. Si eres una persona usuaria de redes sociales comerciales, el primer paso es conocer y probar las alternativas libres, luego recomendarlas a tus círculos, y finalmente dar el paso, individual y colectivo. Recuerda, lo que aporta un valor imprescindible a una red social son los nodos que la conforman. Cuando una masa crítica de contactos se pasan a la alternativa libre, poco se echa a faltar en los productos comerciales.

Utilizar software libre

Conocer la oferta de software libre es una buena acción para amantes de la libertad. Es posible utilizar software libre en ordenadores, móviles y más. Es posible hacer una transición paulatina de software propietario a software libre, acorde con las necesidades y conocimientos técnicos de cada cual. La comunidad del software libre es muy amplia, e incluye muchos proyectos y colectivos que ayudan a personas y organizaciones a liberarse del software propietario y sus cadenas.

Software es la tecnología que permite que ordenadores, móviles y muchos otros dispositivos electrónicos funcionen. Software libre es un tipo de software que presenta estas características:

  • libertad de uso
  • libertad de estudio del código fuente
  • libertad de distribución de copias
  • libertad de modificación y mejora

Estas libertades garantizan que el software libre sea creado y utilizado como un bien común. Gracias a Internet, los costes relacionados con el uso y distribución de software libre son ínfimos. El hecho de que el código que configura estos programas sea público permite evaluar su efectividad protegiendo la privacidad y seguridad de las personas que lo utilizan.

El hecho de que el código fuente sea público también optimiza sus costes de desarrollo y mejora, promoviendo la cooperación entre programadorxs y la innovación. Las comunidades de software libre han diseñado sistemas de trabajo altamente eficientes y descentralizados, permitiendo la colaboración entre voluntarixs, organizaciones públicas y privadas hacia objetivos comunes.

Como contraposición al software libre tenemos el software propietario. Éste se caracteriza por ser de pago (aunque también puede ser gratuito y hacer negocio por otras vías), por no ofrecer acceso a su código fuente, por no autorizar la distribución de copias y por tener restricciones técnicas y legales que impiden su modificación. Impulsado por enormes intereses comerciales y políticos, éste el software que a través de publicidad y monopolios llega a la mayoría de usuarixs, quienes en buen medida desconocen que existen alternativas libres para el software propietario que están usando.

Aprender a proteger nuestra privacidad

Lxs amantes de la libertad debemos tener algo muy claro: sin privacidad no hay libertad. Si queremos ejercer y disfrutar de nuestra libertad, un factor clave es aprender a proteger nuestra privacidad. El primer paso en esa dirección es ser conscientes de la privacidad que ya nos está siendo invadida, o que estamos regalando por pereza o desconocimiento de causa.

Las personas en posiciones de poder siempre han deseado invadir la privacidad ajena para incrementar su influencia y ventaja. Las tecnologías digitales han dado un vuelco a este viejo problema, incrementando exponencialmente las posibilidades de obtención y procesamiento de datos. Tarjetas de pago, redes sociales, mensajería instantánea, correo electrónico, búsqueda y navegación por Internet, GPS… son tecnologías de clara utilidad que pueden limitar nuestra privacidad y nuestra libertad de múltiples maneras.

Hay conceptos básicos a tener en cuenta como quién puede capturar los datos de nuestras transacciones y qué pueden hacer con ellos. Quién posee los servicios que utilizamos y qué provecho comercial o político pueden obtener con nuestros datos. Si utilizamos servicios controlados por multinacionales y/o gobiernos, qué alternativas existen que sean más personales o sociales, más cercanas a nuestros principios e intereses?

Boicotear a quienes sustentan las monarquías supervivientes

La monarquía y la aristocracia son fenónenos históricos cuya vigencia no tiene ningún sentido político hoy día. Su supervivencia en algunos estados responde a intereses que van en contra de principios como la libertad, la igualdad y la fraternidad. A lo largo de la historia y hoy en dia también, la monarquía ha actuado directamente en contra de lxs amantes de la libertad.

Ante esto ¿qué hacer? Pocas monarquías han dado fin a su reinado por iniciativa propia, y pocas han dejado atrás sus palacios y privilegios en paz. Una acción básica es boicotear a quienes sustentan activamente las monarquías: partidos políticos, medios de comunicación, empresas, asociaciones, instituciones… No es una tarea sencilla porque las monarquías se sustentan gracias a todo un aparato estatal y un círculo amplio de influencias, pero siempre habrá algún lugar por donde empezar y un siguiente paso a la vista.

Actuar con feminismo mientras exista el machismo

Mientras el machismo sea una ideología y una práctica dominante, mantenerse al margen de la discriminación de género o declararse neutral no es suficiente: hay que actuar con motivaciones y objetivos explícitamente feministas. Este principio debe ser asumido por todas las personas al margen de su género y orientación sexual. No es sólo un problema de las mujeres.

De hecho, el patriarcado y las actitudes machistas están tan asentadas en las culturas, las sociedades y las costumbres que el hecho de pensar que no somos machistas o que no actuamos como tales no es garantía alguna. Y el hecho de ser mujer tampoco. Por eso el primer paso es adoptar una conciencia feminista explícita, y a partir de ahí aprender, escuchar, intentar mejorar y actuar.

Hay muchos feminismos y cada cual puede encontrar la tendencia con la que más se identifique. Lo que importa es coincidir en la idea central:  la discriminación de género, manifestada en el patriarcado y los machismos, es un problema social de máxima prioridad que hay que solucionar, del que nos debemos liberar.

No hay duda sobre la existencia y la extensión del patriarcado a través de la historia y hoy día. Este patriarcado consiste en el dominio del orden social por los hombres y en la subordinación de las mujeres, en una situación considerada natural y que se refuerza a través de la explotación y la opresión, con un recurso sistemático a varios tipos de violencia. En el contexto patriarcal en el que la mayoría vivimos, mantenerse al margen o declararse neutral no resulta en neutralidad alguna. Estas posiciones refuerzan el patriarcado, el machismo, e incluso con frecuencia ayudan a justificarlo y renovarlo.

Aprender a escuchar podcasts

[català]

Un podcast es como un programa de radio (o televisión) al que te puedes suscribir desde tu móvil u ordinador. Cuando te suscribes a un podcast, recibes los nuevos episodios en tu aparato a medida que se van publicando, y los puedes escuchar o ver sin conexión a Internet. Por ejemplo, mucha gente escucha podcasts camino del trabajo. La mayoría son gratuitos, y los independientes a veces ofrecen algún canal para donativos que mantienen el programa.

Foto: Global Voices Aymara Podcast, de Barrioflores. CC-BY-SA

Crear un podcast es relativamente sencillo (si más no comparado con crear un programa de radio o televisión convencionales). Esto ha generado una explosión de podcasts sobre múltiples temas en muchos idiomas. En algunos casos las mismas productoras de radio y televisión convencionales publican su programación en forma de podcast. Pero lo que realmente nos interesa aquí es la posibilidad de acceder a muchos programas radicalmente independientes, los mejores con una calidad equiparable a los productos comerciales.

Podcasts recomendados

Mirad Podcasts para despertar consciencias y compartid allí vuestras recomendaciones.

Una vez que empecéis a escuchar podcasts ya veréis que es my fácil enterarse de cuáles son los más populares en cada ámbito.

Cómo escuchar podcasts

Hay muchas aplicaciones para escuchar podcasts. Podéis añadir vuestras recomendaciones.

Android

  • AntennaPod es una app de software libre  (gratis, sin anuncios) que tiene todo lo necesario. ¡Altamente recomendada!

iOS

  • iTunes está equipado para escuchar podcasts y Apple tiene una app oficial.
  • ¿Alguna recomendación para una app de software libre?

Otros

https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_podcatchers

¿Preguntas?

¡Pregunta! :microphone::headphones:

 

Definir nuestras propias agendas al margen de los medios de comunicación de masas

Una agenda define qué es lo que importa, qué merece atención, qué merece prioridad. Para mejorar nuestras vidas y nuestras sociedades es imprescindible definir nuestras propias agendas indiviuales y colectivas. Para ello, el primer paso es no dejarnos arrastrar por las agendas que los medios de comunicación de masas promueven a los cuatro vientos.

Las élites económicas y políticas invierten cantidades multimillonarias para crear y transmitir los mensajes y las imágenes que definen “la actualidad” y “la realidad”. Estos mensajes e imágenes configuran las agendas difundidas a través de los medios de comunicación de masas y sus cajas de resonancia en las redes sociales corporativas. Dichas agendas sirven a sus intereses, no a los nuestros. Lo mejor es cortar con ellas y crear espacio para nuestras propias agendas.

Una agenda personal precisa una introspección, una mirada interior. ¿Qué es lo que realmente importa en mi vida? ¿Qué es lo que realmente merece mi atención? El proceso de respuesta a estas preguntas nos ayudará a conocernos y a conocer otras personas, a saber más sobre problemas y soluciones.

De esta manera iremos definiendo nuestra propia agenda personal a la vez que la iremos conectando con las agendas colectivas que realmente nos importan y a la que podemos contribuir.