Aixina Produccions Audiovisuals

Aixina Produccions Audiovisuals

Aixina Produccions Audiovisuals som un grup de quatre joves creadors/es que compartim recursos, energies i idees.

Treballem en diferents formats i en tots els nivells de la producció, des de la idea fins als últims retocs. Produïm documentals, reportatges, videoclips, espots, videocreacions, vídeos per a exposicions…

David Andreu

EMAV. Realització d’audiovisuals i espectacles. Ha realitzat diversos documentals i videocreacions. També treballa per a altres productores al departament de càmera en rodatges de televisió, publicitat i cinema. De petit tocava el clarinet, de gran vol ser pagès.

Júlia de Balle 

UPF. Comunicació audiovisual. Creativa audiovisual a RCR Arquitectes i responsable de continuïtat musical a Ràdio 90. A vegades es perd en els detalls, per això té a les dates d’entrega com a aliades. De gran gran vol conèixer un mus i anar a viure al mont Parnàs.

Dan Ortínez

UPF. Comunicació audiovisual. Especialitzat en documentals i vídeo-instal·lacions, ha dirigit varis projectes per televisions, un d’ells seleccionat al DOCBarcelona i al Festival de Sitges. Li agradaria tornar a fer ficció fent de pastor mut en alguns Pastorets.

Maria José Masanet

UPF. Comunicació Audiovidual. Es centra en les tasques de producció.Treballa en la UPF com a investigadora en l’àmbit de l’educació mediàtica i la ficció televisiva. Li agrada organitzar als altres però ella és un caos.

(Extret de http://aixina.tumblr.com/quisom)

El Desarmador

La Imilla Hacker

El Desarmador es una iniciativa de La Imilla Hacker. Imilla es la voz quechua/aymara que quiere decir niña o mujer joven. Somos un colectivo de mediactivistas comprometidas con la producción de contenidos alternativos sobre tecnopolítica y sociedad. Emocionalmente hermanadas con los medios libres, alternativos, autónomos o como se llamen.

Estamos interesadas en explorar los puntos de intersección entre la tecnología, la política, y el género. Abriendo las puertas al análisis de varios temas como la privacidad, el anonimato, la vigilancia, la gobernanza de internet, la violencia en línea contra las mujeres, y la lucha en contra del monopolio de la infraestructura de las telecomunicaciones.

Nuestras inquietudes no son apolíticas, por el contrario, venimos hechizadas por pensamientos antiestatales y por impulsos rebeldes. Desde ahí, evitamos lo más posible esta aburrida tendencia a concluir que necesitamos más y mejores gobiernos. Nuestra intención, más bien, es indagar en la autogestión, la sostenibilidad de las comunidades en línea, rescatar espacios de información y comunicación, y crear otros nuevos que se ajusten a nuestras ideas políticas y a nuestras necesidades.

(Extraído de https://eldesarmador.org/pages/acerca-de-nosotras.html )

Atajar el acoso sexual desde sus inicios

Los violadores, aquellas personas que someten a otras  mediante la agresión sexual, no se convierten en violadores de la noche a la mañana. En muchos casos su primera violación está precedida por una trayectoria de abusos sexuales que va de menor a mayor gravedad.

Cuando alguien lanza un piropo incomodando a una persona y nadie le para, es posible que siga lanzando piropos de manera continua e indeseada. Lo mismo con otras formas de acoso expresivo, acercamientos, seguimientos, toqueteos, invasión de privacidad, exhibicionismo… Si nadie para a los agresores sexuales en estas primeras fases, es probable que sigan agrediendo con las mismas acciones, con el riesgo de dar pasos a nuevas acciones de mayor gravedad.

Aunque en teoría el primer paso lo pueden dar las víctimas atajando estas agresiones en el momento, en la práctica este paso es muy difícil y arriesgado para su seguridad e incluso su reputación social en un contexto machista y patriarcal. Por esto es muy importante la defensa activa de las víctimas por parte de quienes presencien estos actos, quienes tengan relación con los agresores y quienes se encarguen del mantenimiento de la seguridad y el respeto en la calle, el trabajo, la casa y otros espacios públicos o privados.

Ca la Dona

Ca la dona és un espai viu de trobada i de relació, obert a la participació i a les propostes de tots els feminismes.

Ca la dona és un espai on conflueixen experiències polítiques, de reflexió i producció de pensament crítics amb el desig de compartir intercanvis, discussions i activismes des d’una mirada feminista en relació al context polític i social en el que vivim.

És un espai on l’heterogeneïtat és enriquiment col·lectiu gràcies al debat conjunt i on cada grup pot organitzar i desenvolupar les seves pròpies activitats i practicar la política de la relació i el treball en xarxa.

És un espai de referència del Moviment Feminista de Catalunya i dels feminismes d’arreu.

És un espai que volem que sigui el teu, que sigui el de totes les dones, lesbianes i trans que ens belluguem per tal de fer trontollar el sistema patriarcal i tot allò que ens oprimeix.

(Extret de http://caladona.org/ca-la-dona/ )

Actuar con feminismo mientras exista el machismo

Mientras el machismo sea una ideología y una práctica dominante, mantenerse al margen de la discriminación de género o declararse neutral no es suficiente: hay que actuar con motivaciones y objetivos explícitamente feministas. Este principio debe ser asumido por todas las personas al margen de su género y orientación sexual. No es sólo un problema de las mujeres.

De hecho, el patriarcado y las actitudes machistas están tan asentadas en las culturas, las sociedades y las costumbres que el hecho de pensar que no somos machistas o que no actuamos como tales no es garantía alguna. Y el hecho de ser mujer tampoco. Por eso el primer paso es adoptar una conciencia feminista explícita, y a partir de ahí aprender, escuchar, intentar mejorar y actuar.

Hay muchos feminismos y cada cual puede encontrar la tendencia con la que más se identifique. Lo que importa es coincidir en la idea central:  la discriminación de género, manifestada en el patriarcado y los machismos, es un problema social de máxima prioridad que hay que solucionar, del que nos debemos liberar.

No hay duda sobre la existencia y la extensión del patriarcado a través de la historia y hoy día. Este patriarcado consiste en el dominio del orden social por los hombres y en la subordinación de las mujeres, en una situación considerada natural y que se refuerza a través de la explotación y la opresión, con un recurso sistemático a varios tipos de violencia. En el contexto patriarcal en el que la mayoría vivimos, mantenerse al margen o declararse neutral no resulta en neutralidad alguna. Estas posiciones refuerzan el patriarcado, el machismo, e incluso con frecuencia ayudan a justificarlo y renovarlo.