Definir nuestras propias agendas al margen de los medios de comunicación de masas

Una agenda define qué es lo que importa, qué merece atención, qué merece prioridad. Para mejorar nuestras vidas y nuestras sociedades es imprescindible definir nuestras propias agendas indiviuales y colectivas. Para ello, el primer paso es no dejarnos arrastrar por las agendas que los medios de comunicación de masas promueven a los cuatro vientos.

Las élites económicas y políticas invierten cantidades multimillonarias para crear y transmitir los mensajes y las imágenes que definen “la actualidad” y “la realidad”. Estos mensajes e imágenes configuran las agendas difundidas a través de los medios de comunicación de masas y sus cajas de resonancia en las redes sociales corporativas. Dichas agendas sirven a sus intereses, no a los nuestros. Lo mejor es cortar con ellas y crear espacio para nuestras propias agendas.

Una agenda personal precisa una introspección, una mirada interior. ¿Qué es lo que realmente importa en mi vida? ¿Qué es lo que realmente merece mi atención? El proceso de respuesta a estas preguntas nos ayudará a conocernos y a conocer otras personas, a saber más sobre problemas y soluciones.

De esta manera iremos definiendo nuestra propia agenda personal a la vez que la iremos conectando con las agendas colectivas que realmente nos importan y a la que podemos contribuir.