Conocer las historias que desembocaron en nuestros presentes

La historia está presente en nuestra actualidad, por todas partes. Conocer el pasado sirve para entender el presente. También sirve para estudiar qué hay de viejo y qué de novedoso en los problemas que queremos resolver y en las soluciones que queremos ensayar. Pocas veces vivimos un momento único y menos aún aislado. Estemos en lo que estemos, somos parte de procesos que nosotros ni iniciamos ni concluiremos.

No hay una sola historia, hay muchas historias que con frecuencia se contradicen entre si. Las historias del pasado se escriben con la influencia del contexto y la intención de quien escribe o quien publica. La lectura crítica que requiere una noticia publicada hoy debe ser mucho más crítica cuando se leen historias del pasado de las que no hay supervivientes. Como hay gustos para todo, es bueno encontrar las editoriales, librerías y demás distribuidoras de cuya crítica y gusto confiemos.