Compartir imágenes en plataformas independientes comprometidas con la libertad de expresión y la diversidad

La imagen es una herramienta muy potente para construir realidades. Fotografía, vídeo, ilustración, animación son tecnologías claves para propagar y rebatir ideas, para probar y refutar hechos, para imponer culturas y poderes, y para escapar de ellas.

La construcción de agendas propias requiere la creación de imágenes propias y su distribución en canales y medios propios. La delegación o pérdida del control sobre la creación y distribución de imágenes lleva tarde o temprano a estar a merced de agendas ajenas e intereses ajenos. Sin canales mediáticos propios estamos a merced de la propaganda, los filtros y la censura de los canales dominantes y de los poderes que los controlan.

Aunque las tecnologías de creación y distribución de imágenes son más accesibles que nunca, en realidad la propiedad de los canales de producción y difusión audiovisual están más concentrados que nunca, y con ellos el poder de monocultura, filtrado y censura. Debemos promover plataformas independientes y comunitarias comprometidas con la libertad de expresión y la diversidad.